try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

Estilos parentales y trastornos de conducta en la infancia: Las tipologías de Baumrind



(¨Estudio sobre los estilos educativos parentales y su relación con los
trastornos de conducta en la infancia¨ AUTOR: ANTONIO FÉLIX RAYA TRENAS)

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL CONCEPTO DE ESTILO PARENTAL

4. Las tipologías de Baumrind.
Para Baumrind, socializar al niño de acuerdo con las demandas de la sociedad
pero manteniendo un sentido de integridad personal era el elemento clave del rol
parental. Su primer estudio se centró en la influencia de los patrones de autoridad
parental en las primeras fases del desarrollo del niño. Así, comenzó articulando y
ampliando el concepto de control parental, que había sido definido previamente de
formas diversas como rectitud, uso de castigo físico, consistencia en el castigo, uso de
explicaciones… En contraste, Baumrind argumentó que la buena voluntad de los padres
para socializar a sus hijos es conceptualmente distinta de ser restrictivo y usó el
concepto de control parental para referirse a los intentos de los padres para integrar al
niño dentro de la familia y la sociedad cumpliendo con los comportamientos
socialmente aceptados.
En el concepto de estilo parental de Baumrind (1968), los valores de los padres y
las creencias que ellos tienen sobre sus roles como padres y la naturaleza de los niños
ayudó a definir las muestras de afecto que se daban de forma natural, las prácticas y los
valores, lo que sirvió para su descripción del prototipo de padre autoritativo.
La conceptualización de estilo parental de Baumrind (1967, 1971) la aparta de
anteriores investigaciones por varias causas:
- En primer lugar, más que determinar múltiples dimensiones de comportamientos
parentales y determinar el estilo como una combinación lineal de estas dimensiones,
Baumrind especificó una función parental global, el control.
- En segundo lugar, más que crear una dimensión en la que el control parental se
organizaba linealmente de mayor a menor como se había hecho en anteriores
investigaciones, distinguió entre tres tipos de control parental cualitativamente
diferentes: permisivo, autoritario y autoritativo.
- En tercer lugar, Baumrind definió el estilo parental como un constructo global, de
manera que la influencia de algún aspecto del estilo parental (ej. ideología, demandas de
madurez, o uso de técnicas específicas de disciplina) es dependiente de la combinación
de todos los otros aspectos.
En muchos aspectos, la clasificación de estilos parentales de Baumrind
renombró a los conceptos anteriores de estilo parental, como por ejemplo los de
Symonds (1939), que describía modelos familiares organizados de forma natural en
torno al sistema de creencias de los padres.
Esta configuración es el resultado directo del interés inicial de Baumrind por
identificar y describir los estilos parentales que anteceden a patrones de conducta
claramente identificados en los niños (Baumrind, 1967; Baumrind y Black, 1967). El
patrón de comportamiento asociado con el estilo autoritativo incluyó, más allá de la
cuestión de la autoridad, demandas de madurez, estilos de comunicación (incluyendo
efectividad y direccionalidad) y crianza (donde se distingue entre cariño e implicación)
(Baumrind, 1967; Baumrind y Black, 1967). Según Baumrind, los padres que se
diferenciaban en el modo en que usaban la autoridad, también tendían a diferenciarse en las otras dimensiones. Por ejemplo, los padres cuyas prácticas de control permiten
clasificarlos como permisivos o autoritarios llevaban a cabo menos demandas de
madurez, una comunicación menos efectiva y más unilateral y actuaban con menos
control que los padres autoritativos (Baumrind, 1967).
Basándose en los primeros trabajos de investigación llevados a cabo por
Baumrind, los padres, según su estilo educativo, fueron categorizados tal y como figura
en la tabla 1.1 (Baumrind, 1971, 1991a), donde además se ha añadido el estilo
negligente (Baumrind, 1991a) incorporado con posterioridad a los trabajos de Maccoby
y Martin (1983).
Estilos parentales, Las tipologías de Baumrind, cuadro 1
Estilo parentales, Las tipologías de Baumrind, cuadro 1, 1

Tabla 1.1. Características de los padres según su estilo educativo, basado en Baumrind (1971, 1991a).

Por otro lado, se puede decir que la validación empírica del modelo de Baumrind
(1967) cambió el rumbo del estudio sobre el estilo parental y marcó un importante
punto de partida para la investigación centrada en el análisis de factores. Aunque en
teoría las tipologías de Baumrind estaban basadas sólo en los tipos de autoridad
parental, en realidad la distinción se asoció con otros atributos parentales también. Por
ejemplo, aunque Baumrind (1966) aceptó a nivel conceptual que padres que usan
diferentes estilos de autoridad podrían ser igualmente cariñosos, empíricamente
encontró que, en comparación con los padres autoritativos, los padres autoritarios y
permisivos eran parecidos en la inefectividad de sus habilidades de comunicación y su
bajo nivel de demanda de madurez (Baumrind, 1967). Estos resultados pusieron en
cuestión la validez de la búsqueda de dimensiones ortogonales para el estilo parental,
como habían hecho los anteriores estudiosos de la socialización.
El modelo de Baumrind (1967, 1971) también se diferencia de los de anteriores
investigadores en que refleja un cambio en la concepción sobre la socialización,
manifestado en aspectos como la noción de que el niño contribuye a su propio
desarrollo a través de su influencia sobre sus padres. Aunque la posibilidad de que las
diferencias en la personalidad del niño podrían alterar las conductas de los padres había
sido apuntada antes por Baldwin (1948), Baumrind (1989) intentó desligar
explícitamente los comportamientos de los padres de los del niño, midiendo, por
ejemplo, los intentos de los padres por conseguir obediencia independientemente de la
obediencia actual del niño (Baumrind, 1967, 1971). Esto le permitió definir el estilo
parental como una característica de la relación padres hijo más que como una
característica de los padres. Esto supuso un gran avance, pues los primeros intentos de
conceptualizar el estilo parental no hicieron esta distinción.
Lo más importante de este modelo es que Baumrind veía el proceso de
socialización como dinámico. Específicamente, ella planteó que el estilo parental
utilizado influía en la apertura de los hijos hacia los intentos de socialización de los
padres. Por ejemplo, postuló que el estilo autoritativo aumenta el valor del refuerzo
parental y que la clara expresión de los deseos y conductas de estos padres aumenta la
habilidad de los niños para discernir las respuestas correctas a las demandas de sus
padres y aumenta su habilidad cognitiva (Baumrind, 1967). En esencia, Baumrind
sugirió que el estilo democrático aumenta la efectividad de la paternidad alterando las
características del niño que, por contrapartida, refuerza la habilidad de los padres para
actuar como agentes de socialización.
A pesar de la aparente fuerza de las tipologías de Baumrind, Lewis (1981)
planteó que una desventaja inherente a las tipologías derivadas empíricamente, como las de Baumrind, es que la inevitable intercorrelación entre las diferentes características
parentales dificulta discernir los mecanismos que subyacen a las diferencias entre los
niños de diferentes tipos de familias. En concreto, Lewis se preguntó por qué el fuerte
control externo como el usado por los padres autoritativos podía inducir a los niños a
interiorizar los valores de los padres cuando la teoría de la atribución sugiere que los
fuertes controles externos son contraproducentes para la interiorización. En su
representación de los hallazgos de Baumrind, Lewis sugería que no es el elevado control
la característica de las familias autoritativas que ayuda al desarrollo del niño y al sentido
de independencia y autonomía, sino la apertura hacia la comunicación bidireccional,
que ayuda a la composición de reglas consensuadas. Por lo tanto, la importancia no está
en el control sino en la comunicación.
Lewis (1981) no cuestionó la validez empírica de la asociación entre el estilo
autoritativo y la competencia del niño. En esencia, redefinió el estilo democrático en
términos de su énfasis en la mutua acomodación más que en cierto tipo de control.
Aunque la validez de esta redefinición sigue siendo una cuestión abierta, la
reinterpretación de Lewis atrajo la atención sobre dos aspectos relacionados:
- Algunas tipologías parentales, incluyendo a las de Baumrind reúnen un conjunto de
prácticas parentales, de modo que hacen difícil averiguar qué aspectos de la paternidad
afectan a qué resultados en el desarrollo.
- Las nociones existentes sobre los procesos por los que los estilos parentales influyen
en el desarrollo del niño son especulativos más que fundamentados empíricamente.

Volver al índice principal de ¨Estilos parentales y trastornos de conducta en la infancia¨