try another color:
try another fontsize: 60% 70% 80% 90%
Estudio del psicoanálisis y psicología

MÉTODOS NUEVOS Y PSICOLOGÍA



MÉTODOS NUEVOS Y PSICOLOGÍA
Estamos ya, por tanto, en disposición de situar y explicar la aparición de los
nuevos métodos de la educación propios de la época contemporánea. Todo el
mundo ha exigido siempre adaptar la escuela al niño. Añadir que el niño está
dotado de una verdadera actividad y que la educación no puede tener éxito sin
utilizarla y prolongarla realmente, se ha repetido desde Rousseau y esta fórmula
hubiera hecho de él el Copérnico de la pedagogía si hubiera precisado en qué
consiste el carácter activo de la infancia. Proporcionar una interpretación positiva
del desarrollo mental y de la actividad psíquica tal ha sido el papel reservado a la
psicología de este siglo y a la pedagogía que se deriva de ella.

No obstante, hay que aclarar esto. La pedagogía moderna no ha salido en absoluto
de la psicología del niño a la manera como los progresos de la técnica industrial
han salido, paso a paso, de los descubrimientos de las ciencias exactas. Antes
bien, son el espíritu general de las investigaciones pedagógicas, y frecuentemente
los mismos métodos de observación, los que al pasar del campo de la ciencia
pura al de la experimentación escolar han vivificado la pedagogía. Si Dewey,
Claparide y Decroly, fundadores de escuelas e inventores de técnicas educativas
precisas, son grandes nombres en el campo de la psicología, la doctora
Montessori se ha limitado a serios estudios antropológicos y médico-psicológicos
sobre los niños anormales, así como a una iniciación a la psicología experimental,
y Kerchensteiner sólo se ha acercado a la psicología en pleno desarrollo de su
larga carrera. Sin embargo, sea cual sea el ligamen que existe en los principales
investigadores entre la psicología del niño y sus ideas pedagógicas
fundamentales, es indudable que la gran corriente de la psicología genética
moderna está en el origen de los nuevos métodos.

Efectivamente, un radical cambio de punto de visto opone la psicología
contemporánea a la del siglo XIX.
Insistiendo ante todo sobre las funciones de receptividad y conservación, esta
última ha intentado explicar el conjunto de la vida del espíritu mediante elementos
esencialmente estáticos. En su forma primitiva y en sus ensayos de investigación
científica ha sido mecanicista: el asociacionismo en todos sus aspectos, y
principalmente en sus pretensiones evolucionistas y genéticas, ha intentado reducir
la actividad intelectual a combinaciones de átomos psíquicos inertes (sensaciones
e imágenes) y encontrar el modelo de las operaciones del espíritu en relaciones
propiamente pasivas (hábitos y asociaciones). En su forma filosófica apenas ha
hecho más y se ha limitado a concebir facultades ya constituidas para suplir la
carencia de las explicaciones empiristas. Únicamente Maine de Biran merece un
lugar aparte, pero su fracaso y el hecho de que sólo hoy se le haya descubierto
verdaderamente confirman de manera precisa este juicio de conjunto.
En cambio, la psicología del siglo XX ha sido, de entrada y en todos los frentes,
una afirmación y un análisis de la actividad,
Véase Willíam james, Dewey y
Baldwin, en los Estados Unidos, Bergson en Francia Binet después de La
psychologie de intelligence y Pierre Janet después de Vautomatisme; véase
Flournoy y Claparède en Suiza, la escuela de Würzburg en Alemania: por todas
partes la idea de que la vida del espíritu es una realidad dinámica, la inteligencia
una actividad real y constructiva, la voluntad y la personalidad creaciones continuas
e irreductibles. Brevemente, en el terreno propio de la observación científica y
mediante la reacción de la misma experiencia contra un mecanismo simplista, hay
el esfuerzo general para conquistar una visión más justa de esta verdadera
construcción que es el desarrollo del espíritu; esfuerzo que se hace mediante
métodos tanto cualitativos como cuantitativos.