Noticias Psi – Pandemias, sistemas, caos y otras yerbas

Fuente: INTERSECCIONES PSI – Revista electrónica de la Facultad de Psicología. (AÑO 10 – NÚMERO 35 – JUNIO 2020) – MARTÍN WAINSTEIN

Pandemias, sistemas, caos y otras yerbas
Autor: MARTÍN WAINSTEIN

A Rolando García (1919-2012)
… “el hilo se ha perdido, el laberinto se ha perdido también.
Ahora ni siquiera sabemos si nos rodea un laberinto,
un secreto cosmos o un Dios azaroso
(que) nuestro deber es imaginar que hay un laberinto y un hilo;
(que) nunca daremos con el hilo;
acaso lo encontraremos y lo perderemos en un “acto de fe”.
Borges, J. L., Los conjurados.

Sistemas

“Toda realidad social es precaria; todas las sociedades son construcciones que enfrentan el caos. La constante posibilidad del terror anómico se actualiza cada vez que las legitimaciones que obscurecen la precariedad están amenazadas o se desploman” [i].

Descripta desde las ciencias sociales o desde las ficciones borgeanas la realidad se muestra oscilando entre el orden, el sistema, y el caos, la incertidumbre. El orden define esa realidad aceptada y rutinaria de la vida cotidiana, el caos nos retrotrae a la imagen de un estado anterior a la ordenación del universo; psicológicamente nos sumerge en la estrechez de la angustia.

El virus ataca eso, la realidad de la vida cotidiana. Y aun la misma palabra que define su accionar, pandemia, no llega a crear el esquema dentro del cual describir la pérdida del espacio y el tiempo, esas categorías kantianas que nos permiten ordenarla.

Noticias Psi – Coronavirus: un enfoque psicosomático

Fuente: INTERSECCIONES PSI – Revista electrónica de la Facultad de Psicología. (AÑO 10 – NÚMERO 35 – JUNIO 2020)- JORGE C. ULNIK

Noty PSI: Coronavirus: Un enfoque psicosomático (J. C. Ulnik)

Coronavirus: un enfoque psicosomático
Autor: JORGE C. ULNIK

En este trabajo se plantea la aparición del Covid 19 como un hecho vital de toda la comunidad, articulado con el momento histórico y evolutivo de la misma. Se describen las alteraciones del tiempo y el espacio que ocasiona tanto el agente infeccioso como las medidas para evitarlo. Se comparan éstas últimas con una enfermedad auto-inmune en la cual, el “organismo” reacciona atacando lo propio -la población- como si fuera un extraño, el sospechoso. La cuarentena, aunque necesaria, termina funcionando como una especie de inflamación social, en exceso y antes de tiempo, que impide el intercambio entre sus miembros y su supervivencia económica.

El término “psicosomático” se presta a muchos malentendidos y es muy probable que el lector de este trabajo pueda pensar que es sinónimo de “psíquico” o “de causa psíquica”, y se pregunte cómo se puede tener un enfoque psicosomático de la enfermedad por COVID 19, siendo que se trata de una pandemia causada por la irrupción de un virus y encuadra perfectamente en especialidades como la infectología, porque es una enfermedad infecto-contagiosa, y la epidemiología, porque se propaga fácilmente por contagio en toda la población.

Suponiendo que se ponga el acento en las consecuencias psíquicas de la enfermedad y se justifique de ese modo su abordaje psicosomático, concluiríamos que los infectados, sus familiares y toda la sociedad tiene depresión, ansiedad y stress y que la cuarentena afecta la salud mental. Esto podría ser verdad y ser considerado por algunos como un enfoque psicosomático del problema, pero es una verdad de Perogrullo. Y aquí no podemos afirmar, como se hace con otras enfermedades, que son la depresión, la ansiedad y el stress los que causan la enfermedad.

Sin embargo, en medicina a menudo se confunde el mecanismo con la explicación. Podemos comprender y describir los mecanismos por los cuales el virus se propaga, o cómo entra en el organismo y se replica, afectándolo, pero a la hora de las explicaciones, cuando la gente se pregunta por qué está ocurriendo todo esto, los médicos confiesan su ignorancia y los religiosos, los paranoicos, los políticos y los filósofos empiezan a opinar.

Así, corren las versiones de una confabulación china para poner de rodillas a Estados Unidos y dominar la economía mundial, o las de un mensaje divino para que los humanos cambien y se vuelvan menos materialistas y más espirituales, o de una justicia natural, para que los animales vuelvan a sus hábitats originarios, o de una ecología universal que promueve la alarma por el cambio climático y le avisa a los hombres y mujeres que paren de alterar el equilibrio planetario.

Obviamente, ninguno de los anteriores es un verdadero enfoque psicosomático, al menos desde nuestro punto de vista.

Noticias Psi: Dilemas Bioéticos, fortalezas y limitaciones en el ejercicio profesional de las psicoterapias virtuales

Fuente: Intersecciones Psi. Revista Electrónica de la Facultad de Psicología – UBA – AÑO 10 – NÚMERO 34 – MARZO 2020

Noticias Psi: Dilemas Bioéticos, fortalezas y limitaciones en el ejercicio profesional de las psicoterapias virtuales

Autor: MARÍA LAURA COLOMBERO
Fuente: Intersecciones Psi. Revista Electrónica de la Facultad de Psicología – UBA – AÑO 10 – NÚMERO 34 – MARZO 2020

El trabajo aborda los dilemas bioéticos que se presentan en el uso de psicoterapias virtuales, entendiendo a éstas como intervenciones de ayuda psicológica sustentadas en internet, cuya proximidad es artificial o a distancia. El objetivo es poner en discusión los niveles de problematicidad bioética -bajo, medio y alto- que conlleva el uso de este tipo de dispositivo, como así también sus fortalezas, limitaciones y desafíos y sistematizar los referenciales éticos mínimos a tener en cuenta en su uso.

La metodología utilizada es de carácter cualitativo y el método hermenéutico crítico aplicado a casuística existente. Entre las principales conclusiones se observa el crecimiento exponencial de esta práctica que, ante la falta de parámetros, formaciones específicas y regulaciones, coloca en la figura del profesional de la psicología, la responsabilidad de analizar y evaluar las situaciones para delinear un proceder responsable y ético. Siendo que el éxito o fracaso de estos formatos de trabajo, dependerá de la correcta identificación de los pacientes que podrían beneficiarse, tratando de garantizar cuestiones trascendentales como la seguridad, privacidad, la confidencialidad de su información personal, pero también el acceso a un servicio de salud mental, equitativo, igualitario y justo.

Los vertiginosos avances que han tenido durante las últimas décadas las tecnologías de la información y comunicación –en adelante TICs-, han suscitado una serie de interrogantes transversales a todas y cada una de las diferentes realidades profesionales alrededor del mundo. El impacto directo de dichas tecnologías y su omnipresencia en nuestras vidas, ha producido -y lo sigue haciendo- permanentes modificaciones en los modos y formas de relacionamientos, incluso al interior de las prácticas profesionales mismas.

En este sentido, muchas profesiones se han visto interpeladas tanto en lo concerniente a la divulgación del conocimiento mismo, como así también a la implementación de nuevas modalidades o formatos de praxis a partir de la red.

Estas portentosas novedades, -especialmente las del ámbito de la medicina-, son presentadas con euforia por los medios masivos de comunicación como hazañas de la innovación científica: “cuando Mehran Anvari toma su instrumento quirúrgico y realiza cortes en el cuerpo de una persona, no utiliza sus propias manos. De hecho, ni siquiera se encuentra en la misma sala. Opera a pacientes que están a 400km. de distancia” (BBC, 2014, s/p). Ahora bien, estos formatos de praxis que ha habilitado internet y todas sus plataformas y herramientas afines, también tiene una injerencia directa en la práctica profesional de la psicología. Aunque la psicoterapia a distancia se remonta a los tiempos de Freud, que trató a algunos de sus pacientes vía correspondencia, todavía es un terreno con tantos entusiastas como detractores. Hoy se puede recibir tratamiento psicológico vía Skype, podcast, chat con o sin webcam, mail, videoconferencia, whatsapp, hangouts y blogs, entre otros. Hay terapias individuales y grupales; hay portales especializados en anorexia y bulimia, control de la ira y adicciones y también programas de tratamiento para descargar y trabajar a solas en la computadora. Basta poner en el buscador terapias en línea o e-therapy para ver desplegadas cientos de páginas que ofrecen servicios de salud mental, e incluso un arsenal de propuestas de cursos y capacitaciones para profesionales.

La masificación que han tenido las prácticas psicoterapéuticas virtuales en el último tiempo ha sido de dimensiones insospechadas, no así la producción de investigaciones en torno a ello. Existen pocos estudios que abordan los dilemas bioéticos puestos en juego en estas modalidades de relacionamiento terapéutico y la mayoría de ellos son anglosajones. Razón por la cual, resulta de crucial importancia poner en discusión aquí, los niveles de problematicidad bioética que conlleva el uso de este tipo de dispositivo[i], como así también sus fortalezas, limitaciones y desafíos pensando siempre en ese Otro, destinatario de los servicios de salud mental.

DESARROLLO

Según Franco, Jiménez, Monardes& Soto Pérez (2010), los inicios en el empleo de las TICs en el ámbito de la salud podrían ubicarse en torno a 1960 a partir del envío de imágenes radiográficas. Pero específicamente en lo que respecta al área de la psicología clínica, el uso de TICs, se ubica en 1961 cuando Wittson, Affleck y Johnson emplearon la videoconferencia y posteriormente cuando Weizembaum en 1966 diseñó el programa ELIZA, y su aplicación DOCTOR, la cual simulaba respuestas no directivas de un terapeuta de orientación rogeriana. Baños, Botella y Perpiñá, (citado en Franco, et al., 2010).

Claro que, aunque ya hace más de medio siglo que la disciplina psicológica interactúa con la tecnología, es extraordinariamente sorprendente recorrer la última década de desarrollos en materia de comunicaciones y visualizar sus impactos en la incorporación de nuevos formatos de praxis.

Algunos autores expresan que las ciber-terapias, como intervenciones de ayuda psicológica sustentadas en internet se están transformando en un complemento y alternativa a la atención tradicional comenzando a demostrar eficacia; se constituirán en una estrategia que puede ser de gran ayuda en el ámbito de la psicología clínica, complementandose con intervenciones tradicionales y ajustándose mejor a ciertos tipos de usuarios como las poblaciones rurales, estigmatizadas o con problemas de acomodo a la atención tradicional en salud mental (De las Cuevas, et al., 2006; Hill, et al., 2006; Pelechano, 2007 en Franco, et al., 2010, p. 31).

Incluso, hay investigaciones que trabajan en torno a las psicoterapias virtuales como herramientas sustitutas de los sistemas colapsados de atención en la salud mental, bajando los costos y descomprimiendo el gran caudal de pacientes que están sujetos a un servicio deficitario, específicamente pacientes críticos, de alto riesgo en lista de espera (Kenter, Van Straten, Hobbel, Smit, Bosmans, Beekman&Cuijpers, 2013).

Existen entonces, casuísticas que nos llevan a pensar sobre la importancia que adquiere este dispositivo con respecto a los principios éticos de igualdad, justicia y equidad en el acceso a los servicios de salud, mencionados por la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos de la UNESCO (2005). Sin embargo, como contrapartida, las psicoterapias virtuales presentan una serie de dilemas bioéticos vinculados con cuestiones trascendentales como la privacidad, confidencialidad, vulneración de identidad, consentimientos informados, efectos nocivos, etc.

En este sentido, Kotsopoulou, Melis, Koutsompou&Karasarlidou, (2015) trabajaron sobre la e-terapia y los dilemas éticos presentes en esta forma de asesoramiento terapéutico. Las autoras, afirman que cada servicio basado en la web se centra en la importancia del consentimiento informado, en particular en lo que se refiere a los límites de privacidad, excepciones a la confidencialidad y amenazas a la seguridad (Behnke, 2008 citado en Kotsopoulou et al., 2015).

Y si de agregar variables dilemáticas se trata, ManhalBaugus (2001), aporta la consideración de que la e-terapia se ha tratado bastante fragmentada por estados, legislaturas, gobiernos, organizaciones y los mismos profesionales y que existe la necesidad de trabajar para establecer pautas legales, éticas y prácticas en torno a la terapia global, sobre todo, para la protección de los clientes. Lo recapitulado, requiere que analicemos y sistematicemos los niveles de problematicidad bioética que adquiere este formato de relacionamiento en psicología cuya proximidad es indirecta y artificial o a distancia. De acuerdo a lo que plantea FrançaTarragó (2016), podemos identificar tres niveles que se dan en la praxis psicológica mediada por TICs: bajo, medio y alto.

Noticias Psi – Pandemia por Boris Cyrulnik

Artículo del diario La Nación (27 de junio de 2020) – Boris Cyrulnik. «Esta es la primera pandemia en que se detuvo la economía para salvar vidas»

El neurólogo y psiquiatra francés, célebre por acuñar el concepto de resiliencia psíquica, asegura que la empatía y los lazos colectivos serán centrales para superar los daños generados por el virus.

Autor: Astrid Pikielny

Bastaron unas señas de la enfermera de la Cruz Roja para que el pequeño Boris se escondiera debajo de un colchón sobre el que estaba recostada una persona moribunda. De ese operativo en una sinagoga que había terminado con 1700 personas arrestadas, solo se salvaron esa enfermera y Boris, de seis años. Su padre, que dos años antes se había alistado en el ejército francés para luchar contra los nazis, fue detenido por la Gestapo francesa en su cama de hospital y luego asesinado en los campos de concentración. La madre del pequeño, miembro de la Resistencia, fue arrestada en su propia casa un día después de haber entregado a su hijo a la Beneficencia para salvarlo de lo que parecía un destino inexorable: las cámaras de gas en las que murieron miles de niños judíos.

El pequeño, hijo de padres judíos polacos, también fue detenido un año después por la Gestapo francesa por una denuncia, pero logró escapar y vivió con distintas familias. Ese niño, que mientras duró la guerra utilizó un nombre falso en francés (Jean Laborde), se llama Boris Cyrulnik (1937) y es, desde hace varias décadas, una de las figuras rutilantes de la psiquiatría, la neuropsiquiatría y el psicoanálisis a nivel mundial. Es también el «padre» de la «resiliencia», un concepto que proviene de la física pero que hoy se utiliza y se entiende como la capacidad para transitar la adversidad, superar heridas y traumas y darse un nuevo desarrollo. Los recursos afectivos y simbólicos que recibió de su madre en los primeros años, considera, fueron fundamentales para transitar y superar las adversidades posteriores.

En diálogo con LA NACIÓN, Cyrulnik analiza las consecuencias de la pandemia que desafió al mundo entero. «Es demasiado pronto para hablar de resiliencia porque todavía estamos lidiando con el virus. Más tarde podremos hacerlo y la resiliencia solo será posible si, antes del confinamiento, hemos tenido factores de protección: fuertes redes afectivas, herramientas como el lenguaje, una buena escuela, un salario, un ambiente agradable. Para quienes hayan tenido eso, todo será más fácil; para los que están en un contexto de vulnerabilidad, maltrato, violencia familiar y hacinamiento, el confinamiento es muy difícil y la resiliencia no será imposible pero será improbable», dice Cyrulnik desde su casa en Toulon, Francia.

Autor de una larga lista de libros entre los que se incluye Los patitos feos y El amor que nos cura (Gedisa), Cyrulnik es, además, el coordinador un grupo de expertos que asesora al presidente Emmanuel Macron sobre políticas públicas vinculadas a los primeros mil días de vida de los niños (desde la concepción hasta el lenguaje), etapa fundamental que condicionará fuertemente la persona que ese bebé será en el futuro. Sabe que no hay destinos marcados y que las heridas del abandono y la vulnerabilidad social se pueden trabajar, pero la desigualdad social, dice, empieza en esa etapa.

Cyrulnik sostiene, además, que es posible una pedagogía de la empatía que reduzca prejuicios y que eso «se logra viajando, leyendo, conociendo a otras personas, interesándonos en los otros». Desde que se desató la pandemia, el psiquiatra ha aprovechado el paréntesis de una agenda abultada que suele combinar viajes y conferencias para terminar de escribir otro libro. «Descubrí el placer de ir despacio», dice en tono amable, vía Skype, desde su hogar.

Hay una linda historia que asoma en su propia biografía. En 1983 la televisión francesa lo invitó a Burdeos, la ciudad donde lo habían arrestado de niño, para presentar su primer libro. Después del programa, una mujer se contactó con la televisión y dejo su número para que la llamara: se trataba de la enfermera que reconoció en esa cara adulta al niño que había ayudado escapar de la masacre nazi. Desde entonces, ambas familias alimentan una amistad entrañable.

¿Cómo ha transitado estos meses de encierro y aislamiento?

Muy bien, estoy viviendo en una casa sobre el mar y desde el primer día en que se desató esto, comencé a escribir otro libro. Cuando el confinamiento terminó, también terminó la escritura del libro. Por lo tanto he aprovechado este tiempo. Pero sé que no es lo mismo para otras personas.

El contacto virtual es muy diferente de la presencia física. ¿Cuánto tiempo podemos prescindir del contacto físico de las personas que amamos y necesitamos en nuestra vida cotidiana?

Solo los mediterráneos y los sudamericanos, que son mediterráneos, están muy acostumbrados a los gestos físicos, a tocarse y abrazarse permanentemente; no sucede lo mismo con otras culturas. Hace dos años estuve trabajando en Japón, y tanto allí como en China es imposible tocar y besar a las personas, por ejemplo, en señal de agradecimiento. Son muy atentos con la gente pero su amabilidad no incluye el contacto físico. Por lo tanto, depende mucho de cada cultura.

¿En qué manera cree que esta pandemia es diferente de otras que asolaron la humanidad?

Es la primera vez que estamos arruinando la economía para salvar a algunos miles de personas. Es lo contrario a lo que pasó en siglos anteriores, en los que elegíamos la economía por sobre la vida. Esta es la primera vez que elegimos parar todo y echar abajo la economía para preservar vidas; por supuesto, no es lo mismo para las personas ricas que para los pobres, y por lo tanto, después de esto, aumentará dramáticamente la desigualdad.

Esta pandemia modificó los rituales de acompañamiento en el final de la vida, incluso para los que no han muerto de coronavirus. Las personas mueren solas.

Es imposible hacer un buen duelo en estas circunstancias. Estamos avergonzados y culposos por «abandonar» y dejar atrás a los que queremos . Estamos privados de besar y abrazar a nuestros seres queridos ; eso se parece a una forma de abandono y nada se puede hacer. Se han visto llamadas o videollamadas, facilitadas por los doctores para que los pacientes puedan despedirse de su familia. Es un nuevo ritual: es mejor que nada y ayuda un poco al duelo.

¿De qué manera esta pandemia y el confinamiento nos confrontan diariamente a un proceso de resiliencia?

La resiliencia solo será posible si después del trauma somos capaces de empezar de nuevo y darnos un nuevo tipo de desarrollo. Ahora todavía estamos lidiando con el virus, más tarde podremos hablar de resiliencia y solo dependerá de los factores de protección que hemos tenido antes del confinamiento: fuertes redes afectivas, herramientas como el lenguaje, una buena escuela, un salario, una vivienda agradable. Para quienes hayan tenido eso, tras el confinamiento y el posconfinamiento será más fácil comenzar un proceso de resiliencia ; para los otros, para los que ya estaban en un contexto de vulnerabilidad, maltrato, malos empleos, violencia familiar y hacinamiento, el confinamiento es muy difícil y la resiliencia será improbable. Puede suceder, pero será muy difícil.

¿Y cómo lidiar con el trauma cuando no existen factores de protección?

La única manera de lidiar con el trauma es estar acompañados y sostenidos: la familia y los amigos funcionan como tranquilizadores, son redes que pueden funcionar como calmantes. Además, es importante darle un sentido a lo que sucedió y a lo que atravesamos. El sentido que le damos a un evento resignifica el modo en que lo vivimos y sufrimos.

¿Es posible aplicar este concepto de resiliencia a sociedades y países?

Absolutamente. En el caso de Argelia, los Balcanes Medio Oriente, por ejemplo, cada una de sus distintas poblaciones es prisionera del pasado. Es como el síndrome psicotraumático; cuando sufrís de eso, siempre estás pensando en lo mismo, rumiando los mismos temas: por qué fui herido, por qué fui abandonado, por qué me pasó lo que me pasó. Cuando somos prisioneros del pasado se produce una repetición, nuestra alma está invadida completamente, día y noche, y esa es la definición del síndrome psicoatraumático. Es un monólogo interno que no termina nunca y una guerra puede ser gatillada, como sucedió en los Balcanes entre cristianos y musulmanes, por un suceso que tuvo lugar varios siglos atrás.

¿Pero es posible olvidar el pasado cuando nos ha causado sufrimiento?

No, no es posible olvidar el pasado, pero es posible liberarse del pasado intentando otras formas de comprensión. No es posible olvidar el pasado, pero sí es posible trabajar sobre las heridas de ese pasado.

¿Cómo definiría la felicidad?

Está en la naturaleza de los seres humanos tejer vínculos y lazos con el otro: día tras día, palabra tras palabra, gesto tras gesto. La interacción necesita de vínculos. Creo que la felicidad es una utopía, siempre la estamos buscando y a veces no sabemos por qué estamos felices o por qué estamos infelices. Pero mi cerebro, sin otro cerebro, se apaga. Es difícil vivir con otros, pero lo es más vivir sin los otros. La felicidad es el placer de vivir lo cotidiano. Hay una artesanía de la felicidad que se construye todos los días.

¿Existe alguna relación entre empatía y felicidad?

No necesariamente. La empatía es la capacidad de representar el mundo del otro más allá del propio mundo. Es la capacidad de descentralizarse de uno mismo para representar el mundo del otro. Los seres humanos somos capaces de leer las mentes de las otras personas como si fueran un libro abierto. Estamos conminados a vivir con el otro, y aunque a veces es difícil porque no tenemos las mismas historias, mentalidades, religiones, desarrollos, culturas, es lo único que nos transforma creativamente.

En este momento se producen protestas violentas, manifestaciones de racismo y crecimiento de movimientos de derecha. ¿Hay lugar para la empatía en el mundo actual?

Para vivir juntos en paz necesitamos de la empatía. Necesitamos de ella para comprender a quienes tienen otras culturas y otras religiones, y para desarrollarla necesitamos viajar, leer, hablar e interactuar con otros. Quedarnos atados y limitados solo a nuestra propia comunidad, a nuestras propias creencias, a nuestro propio dios es perverso y limitante porque solo pensamos en nuestro propio mundo y en nuestro propio placer. El comunitarismo se asemeja a una perversión social.

Su historia personal es una historia de resiliencia. A pesar de todo lo que atravesó, pudo construir una vida plena. ¿Piensa a veces en esto?

Sí, durante la guerra utilizaba un falso nombre francés para poder esconderme. Cuando era niño, yo creía que por eso era un traidor. Cuando se selló la paz, mi primera decisión fue recuperar y usar mi nombre real, que es polaco. En Francia era imposible hablar de la Shoah porque los franceses no querían oír hablar de la guerra, querían hablar de otras cosas. La negaban porque estaban avergonzados, no solo porque el ejército francés había sido destruido por el ejército alemán sino también porque el gobierno francés había colaborado con el nazismo. Durante décadas fue imposible hablar esto. Cuando contaba que había sido arrestado a los seis años, todos se reían.

¿Se reían?

No podían creer que los franceses hubieran arrestado a un niño de seis años. Me decían que no era posible, que solo el ejército alemán hacía esas cosas. No querían creer que habíamos tenido una Gestapo francesa. Este tipo de narrativa se mantuvo hasta 1998, con el proceso y el juicio de Maurice Papon (funcionario francés, colaboracionista de los nazis y exministro de Valéry Giscard d’Estaing, que fue condenado en 1998 a diez años de prisión por firmar las órdenes de deportación de 1645 judíos de Burdeos, entre 1942 y 1944). Fue recién después de este juicio que los franceses aceptaron que la Gestapo francesa había colaborado con el nazismo.

Usted dice que para generar empatía es necesario, entre otras cosas, tener educación. Sin embargo, la historia del siglo XX nos muestra sociedades educadas e ilustradas, por ejemplo, la alemana (con su música, su literatura y su filosofía), que fueron tierra fértil para el totalitarismo .

Es cierto, y tiene que ver con «los daños de guerra»: llegó el «héroe» que dijo que iba a salvarlos y a darles mil años de felicidad. El país más cultivado de Occidente votó por Hitler . Hitler fue elegido, así como otros dictadores han sido elegidos. Cada vez que sucede esto, es la misma narrativa: «Sé que están exhaustos y frustrados y sé qué es lo que necesitan para acceder a la felicidad. Además, vamos a decirles quiénes son los responsables de su infelicidad». En esa narrativa, los culpables pueden ser los judíos, los ricos, los negros: se buscan chivos expiatorios y se les asignan culpas y responsabilidades por la propia infelicidad.

Link de la fuente: https://www.lanacion.com.ar/opinion/biografiaboris-cyrulnik-esta-es-la-primera-pandemia-en-que-se-detuvo-la-economia-para-salvar-vidas-nid2386006

Frases Psi – Resiliencia (Boris Cyrulnik)

Frases Psi – Resiliencia (Boris Cyrulnik)

Boris Cyrulnik es un neurólogo, psiquiatra, psicoanalista y etólogo francés.
Es, desde hace varias décadas, una de las figuras rutilantes de la psiquiatría, la neuropsiquiatría y el psicoanálisis a nivel mundial. Es también el «padre» de la «resiliencia», un concepto que proviene de la física pero que hoy se utiliza y se entiende como la capacidad para transitar la adversidad, superar heridas y traumas y darse un nuevo desarrollo.

Boris Cyrulnik

Noticias Psi – Brownie – Programa «Perros de Terapia para Asistencia Judicial»

Brownie, tiene seis meses y acompaña a niños en sus declaraciones judiciales

Noti Psi – Brownie, Segundo perro del programa «Perros de Terapia para Asistencia judicial»

Presentaron a Brownie, el segundo ejemplar del programa «Perros de Terapia para Asistencia Judicial»

Fuente: Télam

08/07/2020
El animal es parte del programa,»Perros de Terapia para Asistencia Judicial» adiestrado para acompañar a niños, niñas y adolescentes momentos previos a una declaración en casos de abusos o maltratos.

El Ministerio Público Tutelar (MPT) de la Ciudad de Buenos Aires presentó a Brownie, el segundo ejemplar del programa «Perros de Terapia para Asistencia Judicial», que permite dar un contexto de contención a niños, niñas y adolescentes que deben declarar en casos de abusos o maltratos.

Brownie, un cachorro macho color chocolate de ocho meses perteneciente a la raza Australian Labradoodle, fue adiestrado especialmente para acompañar a niños, niñas y adolescentes (NNyA) momentos previos a una declaración porque han sido víctimas de abusos, maltratos o bien se encuentran en un proceso de revinculación con un progenitor.

La primera experiencia de este tipo estuvo a cargo de Titán, un Golden retriever de cinco años, que ya estuvo con más de 120 NNyA que dieron su testimonio en la Sala de Entrevistas Especiales (Cámara Gessell), obligatoria hasta los 16 años.

Yael Bendel, asesora general tutelar, aseguró a Télam que al ver el éxito de Titán y la cantidad de trabajo que tiene, pensaron en sumar otro can.

«Buscamos un perro que sea un poco más chico y que tenga un tipo de piel y pelo hipoalergénica que permite estar con chicas y chicos que necesitan estas condiciones», precisó.

Bendel afirmó que los chicos «llegan con nervios y angustias, pero apenas ven a los perros les dan ganas de jugar, se descomprimen y se sienten mas aliviados», y agregó: «Yo no quiero romantizar este momento porque no deja ser una declaración de abuso o maltrato».

Esta clase de sistema fue inspirado en base a experiencias en países como Francia, Canadá y Estados Unidos, donde se utiliza para asistencia judicial.

Sobre el comportamiento de los NNyA antes y después de declara, la titular del MPT aseguró que «piden sacarse fotos, lo abrazan y muchos dijeron que fue lo mejor que les pasó».

«Es un momento de mucha movilización emocional, tenemos que lograr un relato corto y cuidada posible para no revictimizar, por eso tener perspectiva de género y perspectiva de infancia también implica evaluar el momento determinado para declarar», señaló.

Por último, Bendel indicó: «Muchas veces tuve que llamar a la justicia para decirles que no era el momento adecuado para que un NNyA declare. Los chicos son sujetos de derechos y no objetos de prueba, por eso no hay que obligarlos a declarar porque eso vulnera sus derechos. Que la declaración sea el inicio del proceso de reparación y no una nueva revictimización».

Sergio Agudo es el criador y quien adiestró a Brownie y Titán, que fueron seleccionados especialmente para ser parte del programa «Perros de Terapia para Asistencia Judicial».

«El adiestramiento es cognitivo emocional, partiendo de la base que ellos piensan, sienten y buscan agradarnos. Por eso usamos el juego desde cachorros y a medida que van creciendo se les empieza a exigir», sostuvo.

Agudo contó que Titán fue elegido a los 45 días (hoy tiene 6 años) por su temperamento: «El Golden es un perro muy sensible y empático que siempre busca agradar y se vincula rápido con la gente».

«En el caso de Brownie, que hoy tiene seis meses, se lo eligió por su tamaño, su tipo de pelo y piel hipoalergénica, que se podría utilizar con chicos alérgicos», finalizó.

Brownie – Fuente TÉLAM

Fuente del artículo

1 – Telam – https://www.telam.com.ar/notas/202007/487107-perros-judiciales-contencion-terapeutico-ninos.html


Volver a …

Noticias Psi – Programa Perros de Terapia para Asistencia Judicial

Noticias Psi – Programa “Perros de Terapia para Asistencia Judicial”

Un perro acompaña a niños que deben testimoniar

Noti Psi- Perros de Terapia para Asistencia Judicial

Un perro acompaña a los chicos que deben testimoniar:

Titan- Imagen de Patricio Pidal /AFV

El Ministerio Público Tutelar porteño incorporó por primera vez en Argentina la asistencia de un perro para niños, niñas y adolescentes que sean entrevistados en una cámara Gesell. El objetivo es crear un ambiente amigable para los chicos. Desde el organismo afirmaron que están notando que la presencia de Titán hace que los relatos sean más distendidos y descomprimidos. Buscan extender este programa a otras provincias.
La idea fue tomada de otros países. Desde el Ministerio Público Tutelar porteño, calificaron como «fantástica» la experiencia de incorporar a un perro que asista a los chicos en cámara Gesell. El equipo de psicólogos que trabaja en el organismo expresó que el contacto con el animal «sirve para bajar el estrés que genera declarar y, al canalizar la ansiedad y la angustia, mejora la calidad del relato». (1)

Fuente – Télam

Artículo – «Experiencia en el Ministerio Público Tutelar-Un perro acompaña a los chicos que deben testimoniar»

Autor: Ludmila Ferrer.

Fuente: Diario Página12 (8 De Octubre de 2019) (2)

Se llama Titán y entretiene a los chicos que deben contar un abuso u otro delito del que fueron víctimas.

Titán es un golden retriever, tiene cinco años y desde ahora, una misión: acompañar a los niños, niñas y adolescentes que deben pasar por la experiencia angustiante de declarar en un proceso judicial. La interacción con el perro ayuda a los chicos a atravesar el momento estresante de contar una situación de violencia o abuso frente a los psicólogos del Poder Judicial. «Una nena que vino a declarar dijo que Titán es lo mejor del Poder Judicial”, celebró la Asesora General Tutelar, Yael Bendel, que implementó el programa de asistencia canina.

Según contó Bendel, hace un año que desde el Ministerio Público Tutelar (MPT) inauguraron el uso de la Sala de Entrevistas Especializada (SEE), en reemplazo de la cámara Gesell. En esta sala no hay un vidrio a través del cual el juez, el fiscal y las partes pueden ver al niño mientras declara, sino que se lo observa a través de múltiples cámaras que hay en el lugar. “Pero los chicos venían a declarar y la angustia (que les provoca revivir una situación traumática) seguía”, detalló Bendel.

Al buscar una solución para este problema, explicó la Asesora Pública Tutelar, encontraron el programa “Perros de Terapia para Asistencia Judicial” que “ya está siendo utilizado en Estados Unidos, Canadá, España, Francia y Chile”. “Queríamos que esa etapa previa a la declaración sea de juego, de diversión, de intercambio de cariño”, afirmó Bendel.

Así comenzó la búsqueda de un perro para incorporar al MPT. En ese momento, Carlos Agudo, uno de los trabajadores del Ministerio que también se dedica a entrenar perros, dijo que él tenía a Titán, que ya trabajaba como perro de terapia con niños. “Titán estaba entrenado para esto”, sostuvo la Asesora Pública Tutelar.

Cuando los niños llegan al MPT para declarar, explicó Bendel, “muchas veces se da que tienen que esperar a que lleguen los jueces”. Esa espera se realiza en una sala pequeña, contigua a la SEE, donde hay sillones, juegos y pueden ser acompañados por Titán. “Los chicos se enteran que está Titán cuando llegan. Por ahora, todos se le tiran encima”, agregó.

Titán está siempre junto a Agudo, que lo tiene con una correa y sólo lo suelta con el consentimiento del niño que va a declarar. “Hay chicos que necesitan más tiempo para entrar en confianza”, afirmó Agudo.

El perro no entra a la SEE porque, acotó Bendel, “no es recomendable”. “La declaración es una etapa que debe durar poco, de un máximo de 45 minutos”, sostuvo, para así evitar el sufrimiento del niño. Por esa razón, quienes declaran no ingresan con el perro ni con juguetes: de esta forma evitan que se distraigan y se reduce el tiempo de la declaración.

Al salir de la SEE, Titán está esperando a los niños. “Lo que vimos hasta ahora es que el relato de los chicos se distiende y muchos quieren salir (de la sala) para reencontrarse con Titi, que es como lo apodaron los chicos”, describió Bendel.

Además, la Asesora Pública Tutelar contó que una de las psicólogas del MPT destacó “lo distendido y fluido de las entrevistas” después de que los chicos juegan con el perro. Según las especialistas, antes de ingresar a la SEE, la interacción con Titán “baja el nivel de estrés” y “mejora la calidad del relato”, mientras que, después de la declaración, ayuda a neutralizar la angustia producida por recordar una situación de abuso o violencia.

Agudo, por su parte, señaló que la presencia de Titán tiene “un gran efecto” en los niños. “Llegan callados, con miedo, y terminan felices –aseguró el entrenador–. (Y al entrar a la SEE) ya tienen otro vínculo con quien le toma la entrevista (que siempre es un psicólogo del Poder Judicial)”.

Por ahora, detalló la Asesora Pública Tutelar, sólo han probado el efecto de la presencia de Titán en pocos casos y los resultados han sido siempre satisfactorios. “Incluso una nena nos pidió que le saquemos una foto con Titán. (Venir a declarar) es un momento que representa ir a contar algo terrible”, contó Bendel.

Titán vive con Agudo desde los tres meses de edad. Según explicó el entrenador, Titán era el cachorro con el temperamento “más equilibrado” de su camada y esta característica es necesaria seleccionar a un perro que luego va a trabajar con niños. “Primero se educa y después se lo adiestra”, informó.

La etapa de la educación va de los 60 días hasta los 4 o 6 meses y, a través del juego, se enseña al perro qué puede hacer y qué no. “Se le hace todo lo que un niño puede llegar a hacerle”, sostuvo Agudo, como, por ejemplo, pisarle la cola o agarrarlo con fuerza. El perro en ningún momento puede responder de forma agresiva.

En la etapa del adiestramiento se le enseña al perro a obedecer órdenes básicas, como sentarse o dar la pata. “Es un entrenamiento cognitivo emocional”, señaló el entrenador. A partir de estímulos positivos, como un premio, se refuerzan las conductas permitidas. Si el perro hace algo mal, acotó Agudo, “se lo ignora” o no se lo premia.

Bendel afirmó que tienen pensado incorporar un perro labradoodle, una raza que no genera reacciones alérgicas, al programa de Perros de Terapia. Este nuevo integrante también será entrenado por Agudo para que imite la conducta de Titán.

“Este es el único lugar del país donde se hace –señaló Bendel–. El deber de todos los adultos es cuidar a los niños. Si esto (el programa “Perros de Terapia para Asistencia Judicial”) sirve, lo tenemos que repetir en todo el país”.

Continúa en…

Artículo – Presentaron a Brownie, el segundo ejemplar del programa «Perros de Terapia para Asistencia Judicial»


Fuentes:
1 – UNIDIVERSIDAD – Revista Digital – http://www.unidiversidad.com.ar/titan-el-perro-que-asiste-a-los-ninos-que-declaran-en-camara-gessell

2- Página12 – Diario Digital- https://www.pagina12.com.ar/224018-un-perro-acompana-a-los-chicos-que-deben-testimoniar

Noticias Psi – El Psicólogo como Personal Esencial de Salud

La Facultad de Psicología (UBA) Pide que los Psicólogos sean Declarados Personal Esencial de Salud

Noti Psi- El Psicólogo como personal esencial de Salud – UBA

«Los psicólogos piden ser declarados esenciales durante la pandemia» es el titular del diario virtual PERFIL (1), «Piden que los psicólogos sean declarados personal esencial» escribe el Diario digital AMBITO (2), «Casi Cien días de coronavirus en Argentina: La Facultad de Psicología de la UBA piden que sean esenciales» es el título del artículo que publica el Diario digital CLARÍN (3). Como resultado de la publicación del Decano Jorge A. Biglieri el 7 de junio de 2020:

A la Comunidad de la Facultad de Psicología:

El miércoles 3 de junio, tal como lo informara al Consejo Directivo en su reunión informal del lunes 1, envié tres notas del mismo tenor al Presidente Alberto Fernández, al Jefe de Gabinete Santiago Cafiero y al Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta solicitándoles se exceptúe del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio a la práctica de la Psicología.

Según lo establecido por la normativa vigente se adjuntó a la nota una propuesta de Protocolo para la atención en los consultorios y los consentimientos informados correspondientes elaborados por la Facultad.

Como parte de la fundamentación del pedido se adjuntó también el informe elaborado por el Observatorio de Psicología Social (OPSA) de la Facultad sobre los efectos psicológicos de la pandemia y el ASPO. En estos estudios, al igual que aquellos elaborados por centros de investigación y organismos de salud, relativos a las experiencias recientes de Asia, Europa y EEUU, se puede observar con claridad y a partir del análisis de datos objetivos la asociación entre distintos indicadores psicológicos y las medidas de aislamiento ocasionadas por la pandemia. La duración de la cuarentena se asocia con el aumento en el riesgo de padecer trastornos mentales y malestar psicológico de la población. Al igual que en otras experiencias, en nuestro país se han incrementado estos indicadores a medida que se fue prolongando el aislamiento social preventivo y obligatorio.

Los resultados obtenidos por la investigación del OPSA son consistentes con la bibliografía internacional al respecto, que muestran el efecto negativo de las medidas de aislamiento social o cuarentenas sobre la salud mental de la población.

Las presentaciones mencionadas se suman a las realizadas en el mismo sentido por la Federación de Psicólogos de la República Argentina (FEPRA) y por la Asociación de Unidades Académicas de Psicología (AUAPSI) el 22 de abril del corriente año de las que participó también nuestra Facultad y que no han tenido respuesta al día de la fecha. Las presentaciones de FEPRA y AUAPSI se realizaron a la Jefatura de Gabinete de Nación.

Las solicitudes que se mencionan tienen su origen en el Decreto 355 del poder Ejecutivo Nacional que en su artículo 2 establece que se exceptúa del ASPO a la “… atención médica y odontológica programada, de carácter preventivo y seguimiento de enfermedades crónicas, con sistema de turno previo” que permite la atención psicoterapéutica por parte de los psiquiatras pero no de los psicólogos.

Si bien se han podido adaptar ciertos tratamientos a la modalidad virtual o telefónica, esto no es posible en una gran cantidad de casos, es decir, que muchos pacientes han tenido que suspender sus tratamientos en medio de un contexto nocivo para la salud mental mientras otros no logran iniciarlo.

Hasta el momento vemos que las medidas tomadas tanto por el Gobierno Nacional como por los gobiernos de la provincia y la ciudad de Buenos Aires tienen un claro sesgo bio-médico entendiendo que la salud es solo física y desconociendo la definición de salud de la OMS que plantea, “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Este sesgo bio-médico produce una peligrosa subestimación de los efectos psicológicos y sociales del ASPO.

Vemos con preocupación que a medida que va aumentando la duración del ASPO en el AMBA se van exceptuando cada vez más oficios, profesiones y actividades comerciales como vendedores de calzado, también la práctica religiosa o salir a correr pero, sin embargo, la población no puede acceder a la consulta psicológica de modo presencial.

En momentos en que el riesgo psicológico producto del aislamiento va aumentando en nuestra sociedad, mantener a los psicólogos impedidos de ejercer su profesión de modo presencial en los casos que lo requieran es muy peligroso para la salud mental de nuestra población.

Esperamos que las Autoridades Nacionales, de Provincia de Buenos Aires y CABA reflexionen y hagan lugar a nuestra solicitud por la salud mental de nuestra sociedad.

Cuídense, quédense en casa.

Saludos cordiales.

Jorge A. Biglieri
Decano

ASPO y Práctica Psicológica – Información del Decano a la Comunidad Académica – 7 de Junio de 2020 (http://www.psi.uba.ar/extension/comunicaciones/boletines/general/2020/07062020.htm)

Fuentes:
1 – Diario PERFIL – Martes 23 Junio, 2020; https://www.perfil.com/noticias/sociedad/psicologos-piden-ser-declarados-trabajadores-esenciales-pandemia-coronavirus.phtml?rd=1
2 – Diario AMBITO – Miércoles 24 Junio 2020; https://www.ambito.com/informacion-general/piden-que-los-psicologos-sean-declarados-personal-esencial-n5112123
3 – Diario CLARIN – https://www.clarin.com/sociedad/coronavirus-argentina-facultad-psicologia-uba-pide-psicologos-personal-esencial-salud_0_S4yrOr0t_.html

Walter Riso – ¿Por qué sufrimos tanto por amor?

Fragmento del video «La primera lección sobre amor es la dignidad personal”. Walter Riso, psicólogo y escritor

¿Por qué sufrimos tanto por amor? – W. Riso

Walter Riso nos deleita con su enfoque sobre el amor. Empieza hablando del amor en el vínculo de pareja:

«(…)¿ Por qué sufrimos por amor, entonces? Sufrimos por amor porque vamos a una relación con muchos mitos, con mucha creencias. Eso es casi un problema de salud pública, el amor si el 50 % de las personas consulta, entonces hay mucho sufrimiento. ¿Por qué? porque creemos que el amor es para toda la vida y juramos que el amor es para toda la vida; ´Te voy a amar para toda la vida´ pero yo no puedo jurar sobre una emoción. No tengo tanto control para ´amarte para toda la vida´. Puedo jurar y comprometerme en que te voy a respetar, puedo comprometerme a que no te voy a hacer daño intencionalmente. Nos vamos con el mito de que el amor todo lo puede, entonces elegimos mal. Esa es la principal causa. Eso dicen las investigaciones. Porque la persona no es compatible. La gente tiene que tener un acuerdo sobre lo fundamental para estar con alguien (…) ser amigo de la persona y, al mismo tiempo, desearla como un postre y tener agapé, que es cuidado; el cuidado del otro y el cuidado de uno. Si tu dolor no me duele y tu alegría no me alegra entonces estoy muy lejos, muy lejos de tí. La gente va con la idea de que el amor es felicidad. Va con la idea de que el amor todo lo puede. Que el amor es incondicional. Pero yo en el campo en donde más desertores he visto es en el campo del amor.»

Fragmento:

Fragmento parte I – La Pareja

Sería interesante por definir; ¿qué entendemos por amor ? ¿qué nos dice esa palabra de mí, de mí con los otros y lo que quiero alcanzar en mi vida?

En relación a la pareja, en este momento de aislamiento social, es un reencuentro con ese otro. En donde vuelvo a reconocerme en un hacer y sentir diferente a como venía haciendo y sintiendo antes del aislamiento. Tomando a Riso, llegar a un ACUERDO con ese otro, un sujeto válido como yo.

Riso continúa hablando del amor en relación a los hijos:

«Cuando es el amor a los hijos hay un componente biológico, hay un componente de ´attachment´ que llega de la filogénesis, entonces el amor hacia los hijos sí es incondicional (…) ¿Cómo puedo enseñarle a mi hijo a amar? Uno no puede enseñarle directamente a los hijos a amar. Lo que se puede es generar cierto aprestamiento y ciertas condiciones para cuando crezca y se relacione con alguien tenga ese sustento para relacionarse (…) uno es aprender el concepto de amor personal. el amor sano es digno, tiene límites. tiene límites cuando ya no te quieren; cuando tu autorrealización no se puede llevar a cabo y tus principios. Si le enseñas que la dignidad es que ellos no son medio, no son un objeto, son un fin en sí mismo. Como decía Kant. Implica que ellos van a tener unos principios y unos valores que no son negociables. ni siquiera por amor. por encima del amor. El amor no es el valor más importante. a veces la justicia es más importante que el amor. a veces la honestidad es más importante que el amor. Educar a los niños que la dignidad es muy importante. Decirles que las relaciones son democráticas. Democráticas es que las relaciones son horizontales; que el otro es un sujeto válido y yo también soy un sujeto válido. Qué quiere decir ´un sujeto válido´? quiere decir que vale la pena escucharme porque lo que yo tengo para decir es importante. Lo que más se opone al amor no es el odio; es la indiferencia, es cosificar al otro. A los niños hay que enseñarles a expresar afecto, tener contacto físico.
Bueno, ahora todo el mundo dice: «¿Cómo? El contacto físico con la mascarilla y todo «eso», pero tampoco nos vamos a traumatizar por tres meses que no expresamos afecto, cuando el 50 % de la gente que va a consulta tiene problemas de expresión de afecto. Yo creo que no es así. Lo vamos a recuperar porque es una necesidad básica.
Entonces, cuando unos padres están frente a unos hijos, que ese es el problema, ahora que están en el encierro, los niños observan más de lo que observaban antes. Y los niños hacen más lo que ven hacer, que lo que se les dice que hagan. Es decir, la imitación está ahí como un factor de aprendizaje. Entonces, uno dice: «Entre nosotros, doctor, no hay violencia. Nosotros nos respetamos», pero la pregunta es: se respetan, perfecto, ¿pero se aman en términos de expresión de afecto?»

Fragmento del video:

Video Completo:

«La primera lección sobre amor es la dignidad personal” .Walter Riso

Adolescencia Alumnos Angustia Aprendizaje Artículos Biografía Ciencias Comunicación Convivencia Coronavirus Covid-19 Docente Educación Estudio Foucault Freud Historia Infantil Lacan Lenguaje Neurofisiología Niñez Niños Noticias Paciente Pandemia Pareja Personalidad Psicoanalista Psicoanálisis psicología Psicología de la Salud Psicoterapias Salud Salud Mental Satisfacción Social Sociología Tecnología Teorías Terapeuta Trastorno vinculos Vínculos Ética

Nota psi – ¿Qué te vino a decir el coronavirus? Basado en el video de Pilar Sordo

Pilar Sordo, es psicóloga, escritora y conferencista. Forma parte del cuadro de honor de las 21 personas más influyentes de su país, Chile

Nota Psi – ¿Qué te vino a decir el Coronavirus? Basado en el video de Pilar Sordo

María del Pilar Sordo Martínez

En este video la psicóloga, escritora y conferencista nos invita a reflexionar sobre una pregunta; Y que una vez que respondas esa pregunta te despojes de lo que dicen los medios, lo que dice el afuera y puedas volver a preguntarte ¿qué te vino a decir el CORONAVIRUS?.

Pilar nos cuenta que se vio en la incertidumbre cuando le hicieron esa pregunta y que la invitó a un proceso de «reflexión profunda», que tardó días en pensar una respuesta; que pasado el tiempo, podría ser otra la respuesta o no. Que dentro de esto común que nos pasa a todos; no a todos el virus tocó a la puerta de la misma manera:

«(…) este virus vino a tocar la puerta de la humanidad completa, pero no a todos le vino a decir lo mismo. Hay gente que le viene a decir cosas como muy dolorosas, como la pérdida del trabajo, como la muerte de algún ser querido, enfermedad de alguien, el susto de adquirir esa enfermedad. A otros les vendrá a decir que hay que salir a la calle a ayudar, a acompañar a enfermos si es que trabajan en el área de la salud, si trabaja en un banco en tratar de acompañar a la gente en los problemas económicos. Entonces creo que era un buen elemento para preguntarnos, para poder ver juntos ´¿qué me vino a decir a mí? Da la sensación a que uno se demora más en contestar, eso es lo que me pasó a mí (…) lo que vino a decir seguramente tendrá que ver con cosas por resolver y que en este ´detente´ del proceso nos hace mirar que el volumen de todo lo de afuera tendió a bajar en intensidad pero lo de adentro tendió a aumentar, de aquellas cosas que pareciera que naturalmente tenemos que resolver.»

«(…) ¿qué me vienen a decir? porque puede ser que me esté haciendo una invitación, puede ser que me esté haciendo un reclamo, puede ser que me esté mostrando un conflicto o puede ser que me esté enfrentando a mis oscuridades o miserias más profundas, puede ser que me esté enfrentando a un dolor o a una tremenda alegría, puede ser que me esté invitando a una reinvención, a hacerme preguntas sobre mis sueños, sobre las cosas que están pendientes (…)»

«Aquellas cosas que parece que tenemos que resolver» tomo esta frase y el atrevimiento de preguntar ¿hay algo que tengamos que resolver? ¿Nos vemos en la obligación de resolver algo? ¿ de hacer algo en este tiempo de aislamiento social? Recurro a una pregunta de Roxana Modernel, Directora de Analema Coaching, en su seminario de Programa de habilidades para el entorno laboral ´El Futuro del Trabajo´ (1), «¿qué pasa si no haces nada? ¿si no haces ningún un curso online, si no pintas la casa, etc?»

Pilar nos regala su punto de vista frente al contexto de la pandemia apuntando a esa herramienta que es propia del ser humano, la introspección, la posibilidad de pensarse en sus acciones y de quién viene siendo, quién quiere ser hoy y después del coronavirus.

«escuchar el mensaje que el virus trajo a la casa, a domicilio (…) que afectó a millones de seres humanos y que a todos nos diga algo diferente… a lo mejor nos podríamos adaptar en grupos? podríamos juntarnos con los que nos dio una oportunidad, a todos los que nos está mostrando un dolor, a todos los que nos hace resolver conflictos y a lo mejor se podría hacer una investigación estadística, pero da lo mismo. Yo creo que en lo profundo del ser humano, a todos y a cada uno de nosotros nos dijo algo diferente. Eso me parece tan potente, porque a demás es al mismo tiempo y quizás en un año más, vamos a decir otras cosas que ese virus nos vino a decir. Vamos a sacar otras conclusiones (…) cuando esto pase vamos a poner a prueba eso que dijimos que queríamos modificar (…) ¿No les parece mágico que este virus te deje un mensaje, un mensaje a tí distinto a mí, que te invite a aprender algo distinto a mí, que te haga reflexionar o no distinto a mí? Si el virus toca a tu puerta implícita o explícitamente qué te vino a decir? ¿Qué te vino a mostrar?»

Al escuchar a las personas de mi entorno y en sesiones de conversaciones individuales, declarar frases como «pasando la situación como se puede», con todas sus variantes y conectados con la incertidumbre, con la tristeza, la ansiedad, enojo, la falta o exceso de sueño, desórdenes en la alimentación, dolores corporales, vuelvo a conectar con eso que nos define como SERES HUMANOS.

Algo externo se nos impuso, algo del entorno apretó el botón de STOP y generó efectos (sean positivos o negativos, depende de cada persona, como sujeto único e irrepetible): en nuestro lenguaje, apareciendo una nueva forma de comunicación, cuando quiero dirigirme, acercarme a un otro (eso que nos define como seres sociables); cambios de hábitos, de hacer distinto a como veníamos haciendo dando un giro a la mirada que teníamos a principio de año de lo que queríamos alcanzar; un cambio en nuestras emociones, en nuestros estados de ánimo y en nuestro cuerpo. Como un reaprender a vernos o aprender a hacer en un contexto diferente, como un TODO.

Y, como conclusión, siguiendo a Pilar cuando dice «en este ´detente´ del proceso nos hace mirar que el volumen de todo lo de afuera tendió a bajar en intensidad pero lo de adentro tendió a aumentar», en mi escucha invito al otro (y me invito cada vez que lo digo) a pensar que la vida, el afuera puso pausa a algunas cosas, que el tiempo cronológico se percibe diferente ¿qué pasaría si pensas a este tiempo como un regalo? Sólo para vos ¿qué harías con este regalo? ¿Y si pudieras verlo como una oportunidad? Como una, única e irrepetible porque no habrá otra como esta. Habrá otras pero no ésta. ¿Qué harías? ¿Estoy solo cuando pienso en este regalo o con otros? ¿cómo me gustaría sentirme?

Dejo a continuación el video completo de Pilar Sordo «¿Qué te vino a decir a ti el coronavirus? «

Pilar Sordo

Marcela E. Maldonado
Marcela E. Maldonado

Administrador de Psicopsi

1 – PRIMER SEMINARIO ´Resolución de Problemas´ DEL Programa de habilidades para el entorno laboral ´El Futuro del Trabajo´ – WWW.ANALEMA.COM.AR